Trabajar desde casa o en un espacio reducido con poca gente puede resultar muy complicado en según qué ocasiones, ya que a veces cuesta mantenerse motivado y, sobre todo, centrado en las tareas.

Un espacio coworking, es decir, un lugar que permite a profesionales autónomos y de diversos sectores compartir un mismo sitio de trabajo, ofrece la estimulación necesaria para llevar a cabo y desarrollar el trabajo en las horas marcadas.

Con la actual crisis, son muchos los emprendedores independientes que deciden comenzar sus negocios desde casa, así ahorran costes de local. Sin embargo, los que optan por esta opción, difícilmente siguen unos hábitos de trabajo rutinarios. Como demuestran muchos estudios, hay que tener fuerza de voluntad y constancia para levantarse diariamente a las 8:00 a.m. y mantenerse en contacto con el trabajo durante 8 horas.

Un espacio coworking, además de ofrecer un ambiente de trabajo, brinda apoyo moral a las personas que necesitan adquirir unos hábitos o que están pasando por un mal momento laboral porque no consiguen vender o captar clientes.

Asimismo, según DeskMag, está demostrado que trabajar en un espacio compartido aumenta la productividad de las personas un 23% más frente al trabajo solitario en casa, lo que conlleva por supuesto a un aumento de los ingresos.

Es cierto que trabajar en casa tiene sus ventajas, trabajar en pijama, tener acceso a la nevera, comodidad de estar en tu hábitat, etc, no obstante, es indiscutible que un ambiente de trabajo inspira seriedad y profesionalidad, además, de estimular.

Para aquellos preocupados en ahorrar costes, ¡olvidaros de ese tema!, gracias a esta nueva forma de trabajo se puede a optar a un puesto de oficina con Internet, recepción de llamadas, sala de reuniones y un área cafetería por un precio casi ridículo. ¡Emprende a bajos costes gracias a los espacios coworking!

Fuente: http://thehackership.com/blog/inspiracion_en_un_ambiente_coworking